Breve Ensayo Sobre Saramago

  • Mi primer encuentro con Saramago, hace algún tiempo, fue con Ensayo sobre la ceguera. Me sorprendió la manera cómo una historia de ficción mostraba gran preocupación por los procesos de decadencia en la sociedad actual.

    Esto resultó ser común denominador de las novelas que he tenido oportunidad de leer de este autor. Sin embargo, en todas sus narraciones siempre existe algún personaje que, de una inusual manera, se rebela con valentía, pero sin mucha heroicidad, tomando lo que está a su alcance.

    Estos héroes antihéroes padecen, sin esforzarse a esconderlo, el peso de la historia que los desfigura y atormenta, pero se rebelan contra el destino. El peso de la historia solo se vence haciendo que la fábula rescate la posibilidad de otros destinos. De esta manera Saramago vence, sin pena alguna, el pesimismo; pues ya no cuenta la historia que nos contaron -y que no dejan de contarnos todos los días-, sino la historia que todos soñamos. Según el escritor, son estas pequeñas cosas las que hacen que el mundo sea un lugar habitable.

    Esto es una constante en la temática de Saramago, quien bien podría ser un héroe antihéroe, que mantuvo y aún mantiene una postura más allá de partidismos políticos, pues su ideología se halla comprometida con el género humano. En sus narraciones, suele divagar y reflexionar de manera muy personal de temas muy diversos, realizando un análisis crítico de diferentes aspectos de la realidad.

    Su prosa generalmente está escrita en tercera persona, esto crea una especie de complicidad en un tono escéptico y amable con el lector.

    Destaca también su modo de narrar los diálogos de una manera poco convencional ¬-metidos dentro del párrafo-, lo cual los dota de una gran verosimilitud, a veces parece la transcripción de una conversación oral y real oída hace poco. Saramago suele escribir oraciones muy largas, y usa una puntuación que a simple vista parecer incorrecta: muchos de sus párrafos son tan largos como los capítulos de la mayoría de escritores, y crea oraciones que tienen más de una página de longitud usando comas donde cualquier otro escritos hubiera usado puntos. Increíblemente, el lector no tiene muchas dificultades en adaptarse a leer su estilo de prosa único.

    Saramago ha explicado que su estilo obedece a un estilo 'vocal', mucho más ligado a la composición básica de la música, donde los tonos altos y bajos y las pausas largas y breves marcan el ritmo de la lectura. Creo que por eso me gusta leer a Saramago en voz alta, el secreto está en la oralidad de sus novelas.

    Las obras de Saramago están hechas para leerse al mundo en voz alta, para realizar un reclamo sin vergüenza, arrepentimiento ni miedo. Las novelas de Saramago están llenas de ese estado de espíritu del autor mismo, eso que mueve su pasión literaria llena de lucidez, ironía y sarcasmo.

Ilustración: Ariel Arburola
comentarios
Debe loggearse para comentar.